sábado, 4 de enero de 2014

HOLANDA YA SE VE


Pues ya están aquí los Reyes. Y como cada año, os ha pillado el toro. Lo sé. Pero no os preocupéis, esta vez os voy a echar una mano con una selección de libros y cosas para cocinillas que os va a salvar. No digo que no os vayáis a agobiar, pisar, dar de codazos y esas cosas. Y más si vivís en mi querida Madriz. Digo que os voy a ayudar a evitar esa sensación de “tierra, trágame” que se tiene (esto solo es una hipótesis, no está basado PARA NADA en hechos reales) cuando tu cuñada aparece con ese regalo que no esperabas. Tu cuñada. La que sólo cena en Nochebuena pularda y come jamón del bueno. Esa, sí.



Libros
Este año hay una tremenda sobreabundancia de libros de cocina en las librerías. Especialmente de recetarios. Como los relacionados con programas de la tele ya tienen suficiente publicidad (masterchefs, topchefs y el canal Divinity en general), os voy a sugerir los que más me han gustado. Si eso no es un aviso de la total subjetividad de esta lista, no sé qué podría serlo.

Las recetas de la felicidad, de Sandra Mangas (Ed. El País Aguilar): le dediqué una entrada completa y sigo pensando que es un libro ideal para regalar o regalarse. Comida rica con una presentación sorprendente. Creatividad por todas partes. En casa ya hemos probado las galletas de jengibre, la crema de zanahoria y el postre de peras fue devorado en nochevieja. Y las que quedan. (16.90 €).

No más platos de mamá, de Marc Calstellví, Adrià Pifarré y Carlos Román (Ed. Plaza y Janés): me lo mandaron y aún no he comentado nada en el blog, pero creo que va a ser de los recetarios de los que más cosas incorpore al día a día de la maison. Es un libro moderno, lleno de historias, de diseño chulo y de gente joven (y guapa). Ah, las recetas son geniales, con una mezcla muy interesante entre comida típicamente española y de otros países. (19,90 €).

Pan casero, de Ibán Yarza (Ed. Larousse): estoy encantado con este libro. Ibán lleva muchísimo tiempo enseñando a hacer pan a la gente, tradujo a español el “Hecho a mano” de dan Lepard y acaba de hacer lo propio con “El pan”, de Jeffrey Hamelman. Además, es el responsable de El foro del pan y de La memoria del pan. Un enamorado, vaya. Si queréis empezar a hacer pan o si ya lo hacéis, pero queréis mejorar (y como yo, no os es posible acudir a uno de sus cursos), es EL LIBRO. Vale su peso en azafrán, por lo menos. Aprenderéis de todo, desde pan sin amasado a pan persa pasando por bollos de cardamomo, ensaimada, semlor (la bamba nórdica, para que os hagáis una idea) o... ¡Sorpresa!, roscón de Reyes. Que no todo van a ser hogazas. (15 €).

El rincón de Bea, de Bea Roque (Ed. Planeta): para los dos o tres que no lo sepáis, Bea tiene un blog especializado en repostería anglosajona. En él podéis encontrar tartas de queso, galletas decoradas, cupcakes, layer cakes, buntd cakes, brownies... Visto así, podíais pensar que hay mil como el suyo, pero la diferencia está en el conocimiento enciclopédico del tema que tiene Bea. Si os gusta este tipo de repostería, es vuestro libro. (16,90 €).

Webos fritos. Recetas para cada momento y Pan con webos fritos, de Susana Pérez y Jesús Cerezo (Ed. El País Aguilar): el primero es una reedición del “Recetas y momentos”. Lo tengo desde hace tiempo y me gustan muchas cosas de él. Son recetas que se pueden hacer en casa con facilidad, algunas pertenecen al recetario tradicional de mi región (ese morteruelo…) pero también hay muchas otras con presentaciones muy cuidadas, que os harán triunfar ante "ese" cuñado (el equivalente masculino de la de la pularda) y montones de consejos para que todo salga bien. Las recetas están muy bien explicadas (incluso hay una versión para usuarios de la Themomix)y las fotos de Jesús son buenísimas. Si no sois sus fans totales, estáis tardando. (32,90 €).

Además, Susana es una enamorada del pan. El segundo libro también me parece una buena opción para los que quieren aprender a hacerlo. Por lo que he visto (éste no lo tengo en casa pero lo ojeé hasta que llamaron al de seguridad), el libro empieza hablando de las herramientas necesarias para hacer pan, los ingredientes que hacen falta y contiene un pequeño ”diccionario panadero”. De ahí se pasa a hacer pan propiamente: panes básicos, integrales, con masa madre (prefermentos), panes de fiesta (stollen, panettone,... ), panes especialmente pensado para los niños... También hay masas para empanadas, cocas, y pizzas, un apartado para saber por qué ha salido mal vuestro pan (si os ha pasado eso) y recomendaciones sobre sitios de internet interesantes relacionados con este mundillo.

Un libro perfecto para gente que se inicia en el pan casero o con ganas de darle uso al horno (hay 80 recetas). Y encima es de pasta dura. (13,90 €).

El Pan: manual de técnicas y recetas de panadería, de Jeffrey Hamelman (Ed. Libros con Miga): por fin se ha editado en español este libro, famoso mundialmente y una auténtica biblia para los amantes del pan. Lo ha traducido Ibán Yarzam que dice de él: "Bread es mi manual de referencia favorito, el libro al que acudo cuando busco claridad e información fiable. Desde el año 2009 he leído, hojeado y comprado muchos otros libros de pan, decenas y decenas. Algunos muy técnicos, otros llenos de historias y panes maravillosos, pero Bread sigue siendo el libro que me llevo cuando sólo puedo llevar un libro".

Ha sido editado por Libros con Miga a través de crowfunding. Es un libro grande (casi 500 páginas) con tapa blanda reforzada, y está dividido en tres secciones: Ingredientes y Técnicas, Fórmulas y Panes Decorativos. No es el típico libro de pornfood panadero lleno de fotos suculentas (me encantan esos libros). Aquí vamos a encontrar sobre todo texto claro e ilustraciones explicativas. No es un libro tan básico como los anteriores, si no más bien para profundizar. (35 €).

Las recetas de Miel sobre Hojuelas, de Alfonso Hevia (Ed. Cuarto Centenario): la gente del programa de cocina Miel sobre Hojuelas, de la tele regional, ha editado un recetario con 90 de las más de 500 con las que cuentan. En él invitan a cocinar a todo tipo de gente, desde cocineros con estrellas Michelin hasta gente como yo que cocina en su casa, lo que ha dado como resultado un libro bastante ecléctico donde se pueden encontrar recetas sencillas, tradicionales y hasta modernuquis. Lo presentaron en Toledo el pasado 17 de diciembre, así que está casi caliente aún. Como alicientes especiales, el poder encontrar la aportación de la mayoría de blogueros cocineros de la región junto a auténticos cracks de los fogones como Adolfo Muñoz, Pepe Rodríguez o Iván Cerdeño. Contiene enlaces QR a los vídeos de las recetas, que están el el canal de Youtube del programa.

Por supuesto, la recomendación no tiene nada que ver con que una de las recetas sea el pollo al chilindrón de Mme. Cocotte ;) (20 €).

Trastos de cocina
A los cocineros caseros nos encantan los trastos. Es así. Casi tanto como los libros de cocina. Dentro de las cosas que he ido viendo por ahí, éstas me parecen chulas y no se van (demasiado) de madre. Además, he intentado que sean fáciles de encontrar.

Una cocotte (39,99 €): es el regalo perfecto si al destinatario le gusta el fuego lento, hacer pan y la cocina francesa. Si sois millonarios podéis comprar una Staub o una Le Creuset. En ese caso, recordarme que os pase mi dirección. Para las personas normales, Ikea tiene dos modelos de 3 y 5 litros de capacidad (que no serán lo mismo, por supuesto, pero ahí están).

Batidor manual (15 €): este artefacto es el hermano pequeño y canijo de la Kitchen Aid, el oscuro objeto de deseo de las malenis. Pero reconoceréis que es brillante y guay. Además, se puede guardar en un cajón sin problemas y os permitirá montar nata para “esas” fiestas, pillines ;)

Aceitera antigoteo (29,30 €): la aceitera ideada por Rafael Marquina en 1961 es uno de los grandes inventos españoles de todos los tiempos. La fabrica mobles114 y podéis comprarla en Vinçon, por ejemplo, aunque es un modelo muy copiado fácil de encontrar en cualquier ferretería.

Rallador de queso (29,95 €): el rallador de queso de Gefu es caro, de acuerdo, pero es una auténtica máquina de hacer copos de lo que queráis. El Ferrari de los ralladores. Chocolate, queso, ajo… Yo rallaría la mitad de mi despensa con eso. Lo podeís encontrar en Cookplanet.

Mortero de porcelana (12,15 €): es bonito, es chulo, es moderno y está de rebajas. Lo fabrica Vacu Vin y podéis encontrarlo en la web de imaginadeco.











Cosas que molan
Al final, lo realmente divertido de las navidades es compartir cosas con la gente a la que quieres. Eso puede implicar a más o menos personas, que a su vez pueden formar parte –o no– de tu familia biológica. Repito: lo realmente divertido de las navidades es compartir cosas con la gente a la que quieres. Por eso Mme. Cocotte y yo hemos pensado que esto también podría ser un buen regalo de Reyes:

Regalad un roscón: ya sabéis que en la maison somo muy fans del roscón de Reyes. Si queréis –y si os atrevéis, que al principio da respeto– podéis hacerlo vosotros. Aquí tenéis la receta que usamos en casa. Si no, compradlo. Id a vuestra pastelería de confianza o buscad en el super. Que sepamos, tanto en Hipercor como en Carrefour los hay rellenos de nata de verdad (huid del mix vegetal, por favor). Y acompañadlo con chocolate. Lo podéis encontrar hasta envasado. Mme. Cocotte recomienda generosas raciones del de Valor.

Invitad a vuestra gente a comer el día de Reyes: cocinar para mucha gente es un tanto agotador, pero muy satisfactorio. Si preparáis un asado lo tendréis resuelto con relativa facilidad. No os paséis mucho con el postre, que seguro que alguien trae roscón y chocolate para merendar.

Regala vino: id a la tienda que más os guste y preguntad. Estarán encantados de asesoraos. Ya veréis cómo encontráis un buen vino a buen precio.

Espero haberos ayudado un poco. ¡Y que Sus Majestades os colmen de presentes!

(Nota: todos los precios son orientativos y han sido obtenidos de las webs correspondientes).

4 comentarios:

  1. Madre mia !! que manera de ponerme los dientes largos viendo toooodo lo que puedo pedirrrrr jajajajajaja
    Besos
    Feliz 2014

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y al final qué te trajeron? A mí, en plan comida, el arte de la cocina francesa de Julia Child y uos cuencos japoneses para sopa que molan muchísimo. Están en instagram, por si quieres verlos. Y luego, más libros, cómics y cosas para que me ponga guapo.

      Eliminar
  2. Es cierto que, como bien dices, las cocottes Le Creuset son más caras que otras ollas, pero a la larga valen la pena porque duran más, y otras que son más baratas al final no dan resultado, muchas veces "lo barato sale caro"...

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la cocottes Staub son las mejores. Cierran mejor que las Le Creuset y el esmaltado negro mate me gusta más.

    ResponderEliminar